La vida saludable compensa en más del 60 por ciento la mala genética

Así lo determinó un estudio que incluyó a 350 mil adultos.

Salud 04 de junio de 2024
EJERCICIOS

Hay diferentes factores que influyen en la esperanza de vida de una persona y entre ellos, se incluye la herencia genética. Sin embargo, los hábitos de vida parecen tener un impacto decisivo no solo sobre la salud, sino también sobre la longevidad, ya que una nueva investigación que analizó los hallazgos de varios estudios a largo plazo sugiere que un estilo de vida saludable puede compensar los efectos de los genes que acortan la vida en más de un 60%.

Los resultados se publicaron en la revista BMJ Evidence-Based Medicine e indican que, aunque los genes y el estilo de vida parecen tener un efecto aditivo en la esperanza de vida de una persona, un estilo de vida poco saludable está relacionado de forma independiente con un 78% más riesgo de morir de forma prematura, independientemente de la predisposición genética.

La puntuación de riesgo poligénico (PRS), una forma en que las personas pueden conocer su riesgo de desarrollar una enfermedad en función del número total de cambios relacionados con esa dolencia, combina múltiples variantes genéticas para llegar a la predisposición genética general de una persona a una esperanza de vida más larga o más corta y el estilo de vida (consumo de tabaco, consumo de alcohol, calidad de la dieta, calidad del sueño y niveles de actividad física) es un factor clave.

Pero no estaba claro hasta qué punto un estilo de vida saludable podría compensar la predisposición genética a una menor esperanza de vida, señalaron los investigadores, por lo que decidieron explorar esto más a fondo y para ello analizaron los datos de 353.742 adultos reclutados en el Biobanco del Reino Unido entre 2006 y 2010, cuya salud fue rastreada hasta 2021.

Cuatro factores que conforman un estilo de vida óptimo

Se derivó una puntuación de riesgo poligénico para riesgos de vida largos (20% de los participantes), intermedios (60%) y cortos (20%), utilizando datos del estudio de cohorte LifeGen y una puntuación ponderada de estilo de vida saludable que incluía no fumar en ese momento, un consumo moderado de alcohol, realizar actividad física con regularidad, tener una forma corporal saludable, un sueño adecuado y una dieta saludable. Los estilos de vida se clasificaron como favorable (23% de los participantes), intermedio (56%) y desfavorable (22%), utilizando datos del estudio NHANES (Encuesta Nacional sobre Salud y Nutrición) de Estados Unidos.

Durante un período de seguimiento promedio de casi 13 años, murieron 24.239 participantes. Aquellos genéticamente predispuestos a una vida corta tenían un 21% más probabilidades de morir prematuramente que aquellos genéticamente predispuestos a una vida larga, independientemente de su estilo de vida. Del mismo modo, aquellos que tenían un estilo de vida desfavorable tenían un 78% más probabilidades de morir antes de tiempo que aquellos con un estilo de vida favorable, independientemente de su predisposición genética.

En tanto, aquellos con alto riesgo genético de una vida más corta y que tenían un estilo de vida desfavorable tenían el doble de probabilidades de morir que aquellos genéticamente predispuestos a una vida larga y que tenían un estilo de vida favorable. Cuatro factores en particular parecían constituir la combinación óptima de estilo de vida:

+ No fumar.

+ Realizar actividad física regularmente.

+ Disfrutar de un adecuado sueño nocturno.

+ Seguir una dieta saludable.

Un estudio observacional

Los investigadores reconocen que existen varias limitaciones en el estudio debido a que es observacional y no puede establecer conclusiones definitivas sobre causa y efecto. El estilo de vida se evaluó sólo en un momento en el tiempo, por ejemplo, y las opciones de estilo de vida difieren según la edad. Por otra parte, todos los participantes eran de ascendencia europea, lo que puede limitar la generalización de los hallazgos, sin embargo, los autores sugieren que sus hallazgos indican que el riesgo genético de una vida más corta o una muerte prematura podría compensarse por un estilo de vida favorable en alrededor del 62%.

Aquellos con un alto riesgo genético de una esperanza de vida más corta podrían prolongar su esperanza de vida en casi 5,5 años si adoptaran un estilo de vida saludable a la edad de 40 años, indicaron y añadieron que, teniendo en cuenta que los hábitos de vida, tienden a consolidarse antes de la mediana edad, es necesario adoptar medidas que mitiguen la predisposición genética a una vida más corta antes de llegar a esa etapa.

“Los factores genéticos y de estilo de vida se asociaron de forma independiente con la esperanza de vida. La adherencia a estilos de vida saludables podría atenuar en gran medida el riesgo genético de una vida más corta o de una muerte prematura. La combinación óptima de estilos de vida saludables podría aportar mejores beneficios para una vida más larga, independientemente de los antecedentes genéticos”, concluyeron los autores en su artículo. TNSALUD

Te puede interesar
Lo más visto
13062024-acci1

Colisionaron dos vehículos

Policiales 13 de junio de 2024

El accidente de tránsito se produjo en calle Belgrano esquina Tomás Lubary de la ciudad de San Carlos Centro, cerca de la hora 18:15 de este jueves. “El Urbano”. Primero en noticias. Primero en visitas. Y en el lugar de los hechos.

16-06-2024-moto

Gálvez: Encontraron una moto

Policiales 16 de junio de 2024

Cerca de las 14:30 horas de este sábado la policía de Gálvez tomó conocimiento que personal de Comando Radioeléctrico, mientras se encontraban patrullando en prevención de delitos, fueron comisionados por oficial de guardia a ruta provincial 10.

16-06-2024-policial

En 6 meses, la PDI realizó 2.141 allanamientos, detuvo 2.286 personas y secuestró 230 armas

Policiales 16 de junio de 2024

Las cifras corresponden a un balance de lo realizado por Policía de Investigaciones del Gobierno de Santa Fe en todo el territorio provincial. En los procedimientos, además, se incautaron municiones, drogas, vehículos, teléfonos celulares y dinero. “Por mandato del gobernador Maximiliano Pullaro, trabajamos intensamente para que la PDI tenga mayor efectividad en la lucha contra el delito”, aseguró el ministro Pablo Cococcioni.