La ciudad se ilumina con la Virgen de la Candelaria

Locales 05 de octubre de 2020
El reconocido artista sancarlino Juan Carlos Nausneriz, convocado por el Gobierno de San Carlos Centro, se encuentra tallando en un tronco de eucalipto, junto a su hijo Daniel, la escultura de la Virgen de la Candelaria, en el ingreso norte a la ciudad de San Carlos Centro.
05102020-obra2

El Intendente Juan José Placenzotti presentó en horas de la mañana de este lunes, a los medios de comunicación de la ciudad, esta obra tallada en madera de aproximadamente 4 metros, y explicó, entre otros aspectos, que el tronco pertenece a un eucalipto de 40 metros de altura, que fue descopado y podado (presentaba inconvenientes a los vecinos cuando había fuertes vientos y tormentas, y significaba un peligro constante). 

Por su parte el artesano Juan Carlos Nausneriz, puntualizó además que el tronco se partió porque había una circulación de agua en el medio de dos gajos grandes, y a partir de esta situación surgió la técnica que utilizó en su trabajo "es una construcción en la escultura". 

 

Virgen de la Candelaria

La Virgen de la Candelaria o Nuestra Señora de Candelaria es una advocación mariana de la religión católica que tiene su origen en Tenerife (España). Su etimología deriva de candelero o candela que se refiere a la luz: la luz santa que guía hacia el buen camino y la redención y aviva la fe en Dios. Su festividad se celebra, según el calendario litúrgico, el 2 de febrero, y en ella se recuerda la presentación de Jesús en el Templo de Jerusalén después de su nacimiento y la purificación de María.

La Virgen de la Candelaria es, en su lugar de origen, la patrona de las Islas Canarias​ y se la clasifica como una Virgen negra. Su devoción tiene mucho arraigo en otras partes de España, y en países como Bolivia, Colombia, Cuba, México, Perú, Venezuela y otros. Asimismo, su patronazgo se extiende a varias ciudades y países de América y de otros continentes. Esto ha hecho que la Virgen de la Candelaria sea la segunda advocación mariana más extendida en el continente americano, tras la Virgen de Guadalupe, patrona de México.​ Al mismo tiempo, fue una de las primeras advocaciones introducidas en América por los conquistadores españoles, de hecho, se sabe que ya Hernán Cortés llevaba al cuello una medallita de la Virgen de la Candelaria cuando llegó a México.




Te puede interesar