Javier Rossi, el cura que unirá en bicicleta Santa Fe con Corrientes

Locales 27 de febrero de 2018
El sacerdote de la parroquia María Auxiliadora partió está mañana de la ciudad capital y tras recorrer casi 700 kilómetros llegará hasta la Basílica de la Virgen de Itatí, ubicada en la pequeña localidad correntina que lleva el mismo nombre. Es la segunda vez que unirá estos dos puntos del país junto a un grupo de santafesinos que tiene la misma pasión que él.
27022018-rossi

Con mucha emoción y expectativa, el padre Javier Rossi de la parroquia Maria Auxiliadora de Santa Fe, ubicada en el barrio Belgrano, partió esta mañana con un grupo de santafesinos hacia Corrientes, más precisamente a Itatí donde se encuentra la Basílica de la Virgen del mismo nombre. En total recorrerán 690 kilómetros, pero lo interesante es el móvil: lo harán en bicicleta.

Este sacerdote es fanático de este medio de transporte desde chico y en todas las comunidades religiosas donde estuvo fue el móvil para establecer el vínculo con los vecinos, desde los más chicos hasta los más ancianos. Se lo conoce como el "cura de la bicicleta" porque justamente todo el día está montado sobre ella y recorre las calles del barrio.

Será segunda vez que intentará unir la capital santafesina con esa pequeña localidad correntina. Este sacerdote joven y muy querido por la comunidad religiosa, fue uno de los organizadores también del viaje a Chile en enero pasado para presenciar la visita del Papa Francisco a ese país.

 Muy querido

El padre Javier Rossi nació en Santa Fe pero se crió en Santo Tomé, desde allí llegó nuevamente a su ciudad natal para entregarse a la iglesia. Por el sacerdocio estuvo en Esperanza, San Carlos y Gálvez, luego regresó a la capital santafesina y formó parte de la comunidad de la iglesia del Perpetuo Socorro en barrio El Pozo. Fue muy amigo del padre Edelmiro Gasparotto ya que estuvo en la parroquia Nuestra Señora de la Merced durante la inundación de 2003.

Luego llegó a la Parroquia María Auxiliadora y también oficia misas en la capilla del cementerio municipal. A Itatí no será la segunda vez que irá sino que lo hizo en otra ocasión, cuando vivía en Gálvez. Desde esa ciudad también llegó al pequeño pueblo correntino en bicicleta.

Según contó en varios medios de comunicación, en unos de los viajes para formar parte de una de las fiestas patronales más convocantes, conoció a unos correntinos que todos los años iban a la Virgen de Itatí en bicicleta y decidió sumarse atraidó por la pasión por este medio de transporte y la devoción a la santa patrona. En ese momento recorrió 720 kilómetros en cuatro días y medio.

Ahora es parte de una nueva aventura. Toda la comunidad de su parroquia espera con ansiedad su regreso para conocer nuevas anécdotas de su travesía. Fuente: Uno

Te puede interesar