Recuerdan al primer sacerdote estable de San Jerónimo del Sauce

Zonales 10 de julio de 2020
En julio de 1825 el gobernador de Santa Fe Brig. Estanislao López daba vida a San Jerónimo del Sauce; y para los festejos del 150º Aniversario el Presidente Comunal Luis A. Yullier estableció por ordenanza el día 11 como fecha fundacional, basado en el Dictamen Oficial del Archivo General de la Provincia de Santa Fe.
10072020-sacerdote

A 195 años el recuerdo para el primer sacerdote estable de la histórica localidad

Constancio Ferrero nació en Villafranca, provincia de Torino (Italia) el 4 de mayo de 1822, hijo de Matteo y Maddalena Artero. Entró en el convento franciscano de los frailes menores de San Bernardino de Saluzzo donde profesó el 24 de agosto de 1840, participando por alrededor de catorce años de la vida religiosa en Italia. 

El 24 de agosto de 1854 con una quincena de hermanos de diversas provincias de su país, se embarcó en Génova en el bergantín Antonieta con destino a Buenos Aires, y desde allí llegaba el 31 de diciembre de 1854 al Convento San Carlos en San Lorenzo (Santa Fe). El grupo, capitaneado por fray Pedro Durand, estaba compuesto por el padre Rafael de Camerino (fallecido durante el viaje), Giuseppe di Gesú, Constancio Ferrero, Gaudenzio Santilli, Giuseppe Maria Zattoni, Francesco Tavolini, Francesco Signorini, Nicola Putignani, Filiberto Dogliani, SilvestroTropini, Raffaele Lucchesi, Aurelio Boidi, Daniele Cingolani, Guido Achilli, Pasquale Bartolini, Valentino Boni, Teofilo Rosari, Pacifico Sbrilli y Antonio Bonti. 

Los padres Ferrero, Silvestro Tropini, Rafael Luccesi y Vincenzo Gianfranceschi fueron enviados a predicar, llegando a la Reducción de San Jerónimo del Sauce. El padre Constancio Ferrero fue nombrado Prefecto de la Misión, constituyéndose en el primer sacerdote estable de San Jerónimo del Sauce los años 1857 y 1858. 

En el período 1855-1861 visitó otras reducciones indígenas a cargo de misioneros franciscanos dejando recuerdo de ellas en sus Memorias, que contienen los informes sobre las actividades desarrolladas y de los indios que allí habitaron. 

En 1862 a solicitud del gobierno provincial fue asignado a la Colonia San Carlos, donde predicó hasta el 19 de noviembre de 1863, fecha en que el guardián del Convento de San Lorenzo, Fray Francesco Tavolini, comunicó al Gobernador Patricio Cullen que el Padre Ferrero dejaba su cargo en San Carlos para asumir como Secretario de la Delegación Apostólica en Buenos aires, y que sería reemplazado en la colonia por Fray Silvestro Tropini. 

 

Notas y referencias: 

Se castellanizó a Constancio Ferrero tal cual firmó actas y documentos en nuestro país; para el resto de nombres y apellidos se respetó la versión original de la investigación del historiador Giancarlo Libert. Ed. Società Storica Pinerolese-Cuarta Serie-año XXXV. Pinerolo (Italia) 2018. Pág. 137,138-140-142,143.

Roberto Lance

Te puede interesar